Los toldos son la opción ideal para habilitar espacios exteriores como terrazas, balcones y patios, protegiéndolos de los rayos solares principalmente y de otros agentes climáticos como la brisa suave y breves lloviznas. 

Los toldos verticales son guiados en sus laterales por medio de cables de acero que se anclan al piso o a la pared para una mayor solidez.